Memorias del Futuro II

 

La sala Christie’s de Nueva York en el 2017, vió como se batía un récord mundial al vender el cuadro ‘Salvatore Mundi’ de Leonardo Da Vinci. Una subasta que duró 19 minutos. Y cerró su venta por un valor de 450 millones de euros. Esta fue una de las noticias que causó gran impacto y se replicó el contenido de forma viral.

 

Muchos de los medios impresos, digitales y redes sociales han dedicado con gran y verídica preocupación, parte de sus secciones informativas a la problemática ambiental. Con investigaciones profundas y con titulares creativos han trabajado en capturar la atención de nueva audiencia y usuarios para este tema. Las grandes organizaciones mundiales de conservación han procurado generar políticas y estrategias contundentes en pro de la supervivencia de todas las especies. La comunidad científica ha pasos apresurados y en la mayoría de los casos, desde el espacio independiente, procuran salvar, descubrir y conservar las especies. Podríamos con estos referentes afirmar que hay una parte de la sociedad, con el gran interés por generar un cambio frente a la actual relación del hombre y la naturaleza.

 

Sin embargo, la sensación de que no habrá logaritmo que nos salve, parece ser la que domina otra parte de la sociedad, pues la apatía frente a los temas referentes a la naturaleza y a lo que ella nos brinda (cambio climático, alimentación, agua, oxigeno, salud…), no logra el rating necesario para re-direccionar nuestro comportamiento. Lo cierto es que ambas sociedades y las muchas más existentes, tenemos las mismas necesidades básicas y así mismo valdría la pena reflexionar sobre la siguiente frase de Rachel Carson: “Es saludable y necesario que volvamos a contemplar las bellezas de la tierra, con asombro y humildad”.

 

“…nosotros lo que estamos haciendo, no lo estamos haciendo por puro gusto, no porque nos guste ver la selva ardiendo, ni es bonito tumbar 50 o 100 hectáreas…quemar y después nosotros ir a esas quemas…”

expresa John Fredy con un gesto de angustia en su cara y continua su relato: “…y ver la cantidad de animales que se han quemado ahí…ver uno…una osa perezosa abrazando el hijo ahí…llega uno… y encuentra las cenizas de la mamá abrazando el hijo ahí…y eso produce tristeza…”.1 replicando con su cuerpo el gesto de ese abrazo final.

 

Este cuadro se repitió a cada HORA en DIEZ Y SIETE hectáreas de bosque amazónico Colombiano, parte del mayor bosque tropical del mundo. Esta cifra representa solo el 70% del territorio colombiano registrada por el IDEAM sólo en el año 2017. Un cuadro que supera el récord mundial de “Salvatore Mundi” de Leonardo da Vinci.

El proyecto Memorias del Futuro II, deforestación en Colombia, es la continuación de un trabajo que se viene desarrollando desde el 2015 sobre la biodiversidad y las especies en estado crítico de extinción. En esta segunda fase su enfoque está en las especies maderables y en su mayoría endémicas de Colombia.

 

Lo que se presento en ArtBo 2018 con la galería 360 grados, es un fragmento de la obra, los departamentos que conforman la Amazonía Colombiana y el archipiélago de San Andrés y Providencia, soberanía que Colombia sigue enfrentando con Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.